Hormigón Pulido.

El hormigón pulido es hormigón tradicional con resistencia a la compresión, durabilidad y bajo coste de mantenimiento, pero con características que permiten gran longevidad, rápida construcción y un precio muy atractivo.

Su acabado liso y pulido combinado con una amplia gama de colores ofrece una gran versatilidad de uso, por ello es elegido por un amplio sector de profesionales, no solo para naves industriales,  garajes, fábricas, centros comerciales, etcétera; sino para espacios interiores.

.